No se veía nada. Era de noche aunque aún era pronto. Es la hora de invierno que hace que parezca que los días son más cortos, siendo los días naturalmente más cortos.

Aunque todo estaba oscuro, los faros del coche iban marcando el serpenteo de la carretera por el borde de la montaña. Ahí, aunque no lo veas, hay un lago y una presa. Y yo me lo imaginaba. Allá al fondo está Aigüestortes. Y yo me lo imaginaba. Ya estamos en el valle. Y entonces imaginé un agujero rodeado de enormes paredes verdes y pardas. Pensé también que si el mundo algún día se absorbe a sí mismo, lo hará a partir de un valle. Por qué no, a partir del Vall de Boí.

Al salir del coche la oscuridad calaba hasta los huesos. Además, el frío de la noche de otoño comenzaba a helar sobre los caminos. No tardó en amanecer. Cuando el velo se levantó, las paredes que rodeaban el valle lucieron su colorido: verde oscuro, amarillo, naranja, marrón… No tuve duda, si el mundo decide absorberse a sí mismo lo hará por un valle.

Las montañas coloreadas de otoño desde Barruera (Lleida). LeleSorribas2013

Las montañas coloreadas de otoño desde Barruera (Lleida). LeleSorribas2013

Desde Barruera, el pueblo de partida, la entrada al parque se puede hacer cogiendo un taxi en Boí. Ahora que los días son más cortos, subir en taxi es buena idea para llegar más arriba. Desde donde deja el todoterreno se pueden hacer varias rutas, unas  más cortas (de una hora), otras más largas (de unas cinco horas). Como el día lucía un fabuloso sol, cielo despejado y azul, la decisión estuvo clara: ruta larga.

El agua en Aigüestortes está continuamente presente. Se camina al lado de la orilla de riachuelos cristalinos. Se cruzan puentes hechos con troncos partidos a la mitad. Se meten los pies en charcos espontáneos. Se escucha la caída de los chorros de las fuentes. Atruena y silencia el ruido de cascadas. El significado del nombre del parque cobra vida en cada metro que se recorre.

Aguas cristalinas. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Aguas cristalinas. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Puentes de troncos para continuar la ruta. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Puentes de troncos para continuar la ruta. Aigüestortes. LeleSorribas2013

El agua corre a su antojo por todo el parque. No sigue líneas rectas. Aigüestortes. LeleSorribas2013

El agua corre a su antojo por todo el parque. No sigue líneas rectas. Aigüestortes. LeleSorribas2013

La primera parada del trayecto es el Estany Llong. En esta explanada amarilla, en verano pastan las vacas. Y es verde. Y me lo imaginé. Atravesamos la llanura, parecía que pisábamos un colchón. A un lado se veían las montañas nevadas; al otro se intuían varias cascadas.

Llanura de pasto al lado del Estany Llong. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Llanura de pasto al lado del Estany Llong. Al fondo entre los pinos se intuyen varias cascadas. Aigüestortes. LeleSorribas2013

El Estany Llong visto desde la subida al Estany Redó. Aigüestortes. LeleSorribas2013

El Estany Llong visto desde la subida al Estany Redó. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Después de caer desde la montaña, las aguas parecen mansas en los lagos.  Estany Redó. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Después de caer desde la montaña, las aguas parecen mansas en los lagos. Estany Redó. Aigüestortes. LeleSorribas2013

Subiendo un poco más, saltando de piedra en piedra, se llega a otro de los doscientos lagos que hay en todo el parque, el Estany Redó. Las aguas cuando terminan de caer se quedan estancadas en estos lagos, un poco de reposo. Antes de comenzar el descenso, imitamos ese gesto. Desde allí arriba el valle no parecía valle. Era momento de regresar sobre nuestros pasos. Hay un punto de inflexión en todos los caminos que hace que cambie la perspectiva. En ese punto las ganas de llegar, sea  a donde sea, no importan y la posibilidad de que el mundo se vaya a absorber a sí mismo se disipa.

Con el Lago Redó a las espaldas. Portarró d'Espot, al fondo. LeleSorribas2013

Con el Lago Redó a las espaldas. Portarró d’Espot, al fondo. LeleSorribas2013

Un punto de inflexión en el camino. El regreso se hace más corto. LeleSorribas2013

Un punto de inflexión en el camino. El regreso se hace más corto. LeleSorribas2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s